El mayor aspecto a valorar al decidirse por instalaciones fotovoltaicas es saber si son o no rentables. Y, para ello, será necesario saber cuál es el periodo de amortización de las placas solares.

Saber cuándo la inversión realizada iguala al ahorro obtenido es algo fácil de calcular. Para poder hacer esta ecuación necesitamos conocer el coste final de la instalación y los beneficios, o el ahorro económico, que conllevan este tipo de instalaciones. Es cierto que esto último es algo más complicado de saber. Depende de muchos factores, pero la reducción de la factura de luz y/o gas natural es el mayor indicador de dicho ahorro.

Y, para saber cuánto podemos ahorrar en la factura, es necesario conocer el consumo eléctrico de la vivienda o la empresa, y ver cuánta energía nos proporcionan los paneles cada año.

Entonces, ¿cuándo llega la amortización de las placas solares?

Aunque esto es sólo una estimación, los expertos aseguran que las instalaciones fotovoltaicas pueden generar ganancias en una media de 7 años. Ese sería el plazo de amortización de una instalación solar. Pero el único indicador valioso, la amortización de placas solares real, será que los ahorros generados sean iguales a nuestra inversión en la instalación. Desde entonces, ya se habría vuelto rentable. Es decir, ha recuperado su coste, y hasta que dure su vita útil, hablaremos de beneficios con la energía solar.

Si no hablamos de una instalación individual, sino de un autoconsumo colectivo, el ahorro generado será proporcional a su aporte, por lo que comenzarán a obtener aproximadamente rendimientos similares.

Grandes instalaciones de placas solares

Y, si hablamos de instalaciones industriales o grandes instalaciones dedicadas a la generación y venta de energía, el período de recuperación debería ser más corto. Se debe a que los ingresos son mayores porque se venderán los excedentes de energía generada. Si bien se trata de un equipo a gran escala y el costo inicial es mayor, hay que considerar los ingresos que genera toda la generación de energía. Esto es diferente al autoconsumo, en ámbito de menor escala, donde sólo se puede compensar la diferencia entre su consumo de la red eléctrica y la electricidad generada. Por eso, la amortización de placas solares suele ser mayor cuando hablamos de instalaciones soles más grandes.

Factores para la rentabilidad y amortización de las placas solares

Tamaño de la instalación fotovoltaica

El tamaño de la instalación debe ser coherente con el consumo a generar para compensar la mayor parte de la electricidad que necesitamos. Si es muy grande, no podremos compensar el costo de instalación. Si es pequeño, habrá poca compensación relacionada con el consumo y llevará más tiempo obtener ganancias.

Irradiación solar

En función de la zona, se necesitarán más placas fotovoltaicas para la generación de la misma cantidad de energía eléctrica. Una irradiación menor hace que el período de amortización de la instalación solar se alargue. Por suerte, en toda España disfrutamos de muchas horas de sol.

Orientación de las placas

Si tenemos un área completamente orientada al sur, entonces generaremos más electricidad que en cualquier otra orientación. La amortización de placas solares será más rápida.

Calidad de la instalación

Si la instalación es correcta y se utilizan los materiales adecuados para la instalación, el mantenimiento será normal. El período de amortización estará dentro del rango especificado anteriormente. De no ser así, los costes de mantenimiento aumentarán, por lo que se retrasará la puesta en marcha de la rentabilidad de los equipos fotovoltaicos.

Para asegurar esa calidad de la instalación fotovoltaica, y la mayor amortización de las placas solares, es importante contar con una adecuada empresa de montaje de placas solares. Smart Spain es una empresa experta, y podrá hacerte un estudio gratuito para poner placas solares en casa o en cualquier negocio.

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Te ayudamos
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?