Las instalaciones fotovoltaicas siguen convirtiéndose en una de las mejores alternativas para generar energía. Hablamos de una energía renovable, eficiente y limpia. Y, además, económica si consideramos el beneficio que iremos apreciando con el paso de los meses y las facturas. Independientemente de los tipos de instalaciones fotovoltaicas que consideremos, aunque alguna opción siempre será la más óptima.

Para decirse a poner placas solares en casa o en una empresa, es importante conocer de manera más precisa esos dos modelos. Así será posible elegir la opción que mejor se adapte a las necesidades.

El Autoconsumo. Instalación con conexión a red.

Este tipo de instalaciones fotovoltaicas se encuentran conectadas a una red de eléctrica, y permiten verter los excesos de electricidad que no se consumen a ella. Con el mecanismo de compensación diferida o balance neto, es posible descontar la energía obtenida de la red con los excesos de producción generados por el kit solar.

Una de las principales ventajas de los sistemas SFCR (sistemas fotovoltaicos conectados a la red) es lo fácil que es aprovechar la energía captada del sol. Simplemente será necesario instalar los paneles solares y un inversor.

Otra característica a considerar es que la acumulación de energía en este caso no sería imprescindible. En los momentos en los que no se genere energía, el sistema recurre a la red eléctrica, evitando en cualquier caso la ausencia de energía eléctrica.

La última información clave referente a instalaciones solares conectadas a la red habla de la nueva normativa de autoconsumo fotovoltaico. Ésta se puede encontrar en el Real Decreto 244/2019, donde se explica la “compensación simplificada de los excedentes”. Será una compensación económica por los vatios vertidos a la red eléctrica, lo cual se verá reflejado en un descuento en la factura eléctrica. De esta manera, toda la energía generada con las instalaciones fotovoltaicas será aprovechada, ya sea directamente con el consumo o mediante la compensación a la energía generada y no consumida.

 

Aisladas. Sin conexión a red.

Hablamos de un sistema de autoconsumo solar aislado, que no tiene conexión a la red eléctrica. Este tipo de instalaciones fotovoltaicas, requieren de baterías para el almacenamiento de la energía procedente de las placas solares. Sólo de este modo se podrá utilizar esta energía en los periodos sin luz solar.

Para aprovechar realmente este modelo se deberá hacer un minucioso estudio de rendimiento energético, donde se pueda definir una estrategia de consumo eléctrico, ubicación, coste, rentabilidad, etc. Este tipo de instalaciones fotovoltaicas son comunes en entornos rurales poco accesibles, donde es difícil acceder a la red eléctrica. Por ello, son una solución única y que hace posible la mejora de viviendas e instalaciones en zonas donde parecía imposible acceder a la electricidad.

Cómo elegir entre los tipos de instalaciones fotovoltaicas

Las necesidades energéticas y de localización serán clave para decidirse en la instalación de placas solares. Una correcta elección marcará el ahorro, la eficiencia energética y el bienestar de las siguientes décadas. Y, para ayudar con las diferentes opciones, existen empresas instaladoras expertas como Smart Spain. Desde aquí realizaremos un estudio en profundidad para hacer la instalación más adecuada. Smart Spain apuesta por garantizar un futuro sostenible, con instalaciones de autoconsumo eléctrico modernas y eficientes, 100% verde y que ayudan a disminuir la emisión de gases fósiles. 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Te ayudamos
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?